domingo, abril 29, 2007

Más información sobre el código de barras.....


Increíble y alarmante.
¿Podemos suponer que hay una especie de Conspiración Mundial detrás de esto?

Apocalipsis 13, 17: "...y que nadie pusiese comprar o vender sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia o el número de su nombre. (18) Aquí está la sabiduría. El que tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es número de hombre. Su número es seiscientos sesenta y seis"

Uno de los mejores ejemplos es el de las predicadoras protestantes Mary Stewart Relfe. Esta última publicó dos libros, clásicos ya en la bibliografía apocalíptica, titulados Cuando el dinero falla y El nuevo sistema monetario (ambos publicados en España por editorial evangélica CLIE).

Stewart Relfe, como tantos otros estudiosos de último libro de la Bliblia, partió del supuesto de que el relato de Juan en El Apocalipsis, no sólo no es una visión equiparable a la de cualquier otro médium, contactado o vidente, sino que es una descripción exacta de lo que aguarda a la humanidad en un futuro inminente. Así pues, se puso a buscar en la prensa, los informativos, y médios especializados, una pista que le pudiese indicar donde se ocultaba ese 666 que revelaría la herramientas que Satán utilizará para acabar con la raza humana e imponer el reino del Diablo en el planeta...

Mary Stewart siguió la pista del 666 en todo lo que pudiese sugerir un peligro apocalíptico para la humanidad. Estudió las fechas de los principales conflictos bélicos; calculó la proporciones de las superficies nucleares del planeta; computó las equivalencias númericas a los nombres de los principales políticos; conjeturó sobre las cantidades de armas en los arsenales internacionaes... pero no terminaba de encontrar un 666 lo suficientemente evidente como para anunciar que había desenmascarado la táctica de "El Adversario", así que siguió buscando. Buscó, buscó y buscó, y como era de esperar, encontró.

Sus libros Cuando el dinero falla y El nuevo sistema monetario, relatan su aventura tras la pista del Anticristo, al descubrir que en el código de barras, que controla ya la economía internacional, se ocultaba el número 666.

Steward Relfe supuso que, si el versículo 17 del capítulo 130 -por supuesto del libro del Apocalipsis- insistía en que "nadie podrá comprar ni vender" sin la marca de Satán, debería orientar sus pesquisas hacia el mundo de la economía. Y así se encontró con el código de barras, un ingenioso sistema de clasificación informática, que se haya impreso ya en la práctica totalidad de productos comerciales que podemos adquirir en todo el mundo.

Desde una cajetilla de tabaco a una botella de licor, desde un libro a un paquete de caramelos... en todos los productos que adquiramos en el supermercado más cecano, encontraremos impreso ese conjunto de rayas y números llamado "código de barras". Pero si nos detenemos un instante con uno de esos códigos (haga la prueba tomando ahora cualquier producto y observando el código de barras que lleva impreso), observaremos una peculiaridad. Al principio del código hay una barra doble, un poquito más larga, que no tiene número debajo como las demás; justo en el médio del código hay otra igual, y hay una tercera idéntica al final del código.

Pues bien, Mary Steward consiguió localizar la empresa de diseño informático que había diseñado el sistema y averiguó, con sonrisa triunfal, que cada una de esas barras dobles simboliza un 6, la clave sexagesimal que decodifica toda la información acumulada en el código. Es decir, que en cada uno de esos códigos de barras impresos en todos los productos comerciales de la sociedad contemporánea, se ocultan un 6, 6 y 6. O dicho de otra manera, una clave 666 controla ya la economía internacional.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante artìculo, "para los que tiene oidos y oigan" dice el Maestro. "màs claro no canta un gallo decimos en mi paìs". Debemos dejar de ser consumistas (materiales) y volvernos a Dios (espirituales). El altruismo nos ayudarà a no esclavizarnos en el capitalismo.

june dijo...

Si,es bastante interesante, real y comprobable....hace algún tiempo, mientras posteaba este artículo,tuve acceso al mail de uno de los creadores de este código, y le hice la pregunta de ¿porqué el código se creó con ese número que obviamente puede despertar suspicacia entre la gente que lee la Biblia?
Jamás recibí una respuesta.

LIBERTAD dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LIBERTAD1 dijo...

LOS INVITO A TODOS A VISITAR

WWW.CONOCIENDOLAVERDAD1.BLOGSPOT.COM

MUCHAS DE SUS PREGUNTAS TENDRAN RESPUESTA, PERO RECUERDEN LO MAS IMPORTANTE DE TODO ES INVESTIGAR LA VERDAD Y CONOCER LA VERDAD Y ESTA TE DARA TU LIBERTAD.